El importante camino de la autoedición

Desde los antiquísimas tablillas de barro de la primigenia cultura mesopotámica pasando por los antiguos pergaminos de las tierras faraónicas, la imprenta de signos escritos en diversos medios han servido de medio conductor de infinidad de ideas entre sus autores y los lectores.

Quizás el salto más significativo en la larga relación entre libros y lectores represento la llegada de la imprenta de tipo móvil ideada por el orfebre alemán Johannes Gutenberg alrededor del año 1.440 de la era moderna. La masificación en la producción de textos es la consecuencia inmediata del ingenio de Gutenberg.

Cabe destacar que antes de la llegada imprenta móvil del germano Gutenberg, la edición de libros se encontraba solo reservada para la hábil mano expertos escribientes que invertían larguísimos periodos en transcribir cientos de palabras en los llamados manuscritos. Esta laboriosa actividad tuvo un auge importante particularmente en la Europa Medieval, en donde la propagación de textos de contenido religioso impulsado por la el fervor del cristianismo lleno todo el viejo continente.

El auge de los libros a raíz de introducción de la imprenta móvil llevo a quintuplicar la producción de libros en apenas tres centurias en el continente Europeo. Aun así la mayoría de libros que recorrían los distintos lugares del mundo estaban comúnmente reservados a temáticas de orden religiosas y en menor medida a contenido académico, histórico o científico. Narrativa tales como poesía o novelas no alcanzaba los altos tirajes a los que actualmente estamos acostumbrados.

Los caminos de la edición de libros en los primero comienzos de su masificación como medio de comunicación y trasferencia de ideas y conocimientos, se encontraban en manos de sus propios escritores. Corrección, ilustración y hasta la misma distribución era asumida casi en su totalidad por sus autores. Caso aparte significaban los textos de índole religioso en donde existía un estricto control y celo acerca del contenido de estos compendios de fe.

Revolución Industrial: Un paso más allá en la edición.

El proceso de transformación conocido como “Revolución Industrial”, que tuvo su origen en Gran Bretaña a mediados del siglo XVIII, marco un punto de inflexión en la historia de la humanidad. La introducción cambios en la formas de producción, modifico radicalmente todas las estructuras económicas y sociales. Y con estos cambios, las formas de relacionarse los libros con sus autores y lectores también se vieron afectadas.

La introducción de nuevas tecnologías y la puesta en marcha de lo que se llamó producción en serie, fruto directo de la revolución industrial significo un adelanto importante en las formas en que se imprimían y distribuían los libros. El mejoramiento de las imprentas móviles así como entrada de nuevas y ventajosos medios de transporte hicieron que los libros llegaran a cualquier sitio.

La proliferación de textos de diversos contenidos tuvo un salto cuantitativo con la aparición del fenómeno industrial. Y es cuando la edición como elemento de producción y difusión de numerosas publicaciones dan sus primeros pasos.

La cada vez más creciente avidez por lecturas de todo tipo que surge como afición desde el siglo XVIII en adelante, propago las industrias dedicadas a la elaboración, publicación y distribución de libros. La consecuencia inmediata es el surgimiento de grandes casa editoriales que en la búsqueda de generar grandes réditos y a la vez apoyar la difusión de distintos textos se encargan de la edición de compendios literarios, enciclopédicos, técnicos, informativos entre otros.

Ya entrado el siglo XX, la actividad de la edición y publicación de libros toma el carácter relevante, siendo un actor fundamental en la propagación de los libros como obra propagadora de ideas, conocimientos, entretenimiento por tan solo nombrar algunos

Editoriales: ¿control total?

La industria editorial encuentra su mayor apogeo durante la segunda mitad del siglo XX. El crecimiento económico de la post-guerra principalmente en Estados Unidos de América así como en la recién reconstruida Europa, abrieron las puertas para el auge del libro como elemento de gran atractivo comercial.

Se inician los grandes tirajes de obras y aparecen distintos términos como el conocido Best-Seller (palabra anglosajona que se refiere a obra literaria con gran éxito de ventas”), entre otros que van diseñando todo el mercado que se encuentra alrededor del contemporáneo y fascinante mundo de los libros.

El ferviente interés en la lectura, atrae cientos de escritores que desean explorar sus opciones de través de la tinta y el papel. Cada día cientos de ensayista presentas sus obras con un deseo ansioso de ver publicadas sus obras. Sin embargo muchas de estas editoriales presentan férreas exigencias que por lo general terminan frustrando la ambición de cualquier autor.

Las quejas más comunes son aquellas relacionadas con el control que asumen muchas de estas casas editoriales de la obra que le es presentada. Para muchos autores el entregar su creación para que sea manejada por otros representa una verdadera angustia, por decir lo menos.

Y aunque la intención general de las editoriales es gestionar desde el punto de vista profesional o técnico la producción y distribución de un libro, no cabe duda que en muchas ocasiones hay una interferencia que modifica la esencia de la obra.

Autoedición con Punto Rojo Libros: de vueltas a los orígenes

No cabe duda que la historia tiende a frecuentar patrones. Y en el caso del maravilloso mundo que envuelve a los libros, las llegadas de nuevas tecnologías traen como irreal paradoja, el que se repitan nuevos modismos.

Y es que muchos autores valiéndose de las novedosísimas herramientas que proporcionan las tecnologías de la información, son capaces como en tiempos remotos reproducir por cuenta propia sus originales creaciones literarias. Este proceso ahora conocido como autoedición o autopublicación cobra cada vez más fuerza en el mundo de las letras.

Consciente de este impulso, surge Punto Rojo Libro, como la principal editorial ibérica que se encarga de acompañar a los autores en todo el complejo proceso corrección, maquetación y finalmente la publicación de una obra sin alterar la esencia del mensaje de su creador.

Bajo este esquema, Punto Rojo Libro ha acompañado la publicación miles de obras de excelente calidad y de gran éxito. Cada día más, renombrados autores confían en Punto Rojo Libros como el aliado ideal en el mundo de la autoedición.

Written by 

Deja un comentario